martes, 21 de diciembre de 2010

Hebra de poesía



Indulgente, grave
podrida en las membranas de la ausencia...

*


Basta un solo error para trocar las suertes
el orgullo es tan solo la evidencia del apego feroz
que crece como rama chueca por la espalda.

Guarda tus lágrimas voraces y dibujadas
para otra,
yo ya no las seco más
ahora,
lo que tengo en este pañuelo viejo
es un falso testimonio zurcido
y una angustiosa paz interior.

...
DAnke

2 comentarios:

Zoe dijo...

Maravilloso, me da paz y quietud seguir este pequeño gran poema, la hebra de tu poema , la sangre de su tinta...por qué será que llueve, por qué será que sigue habiendo segunda lluvia...
ME QUEDO UN SEGUNDO MÁS¡¡¡...

Balteu dijo...

Simetha, teje con tus hebras más poesía, porque aunque tenga un rescoldo amargo, un tinte triste, es hermosa y se siente adentro, como si de dentro saliera.

Bicos