sábado, 21 de febrero de 2009

Olor final y la noche

Reclamo para mi las sustancias de la separación
Quiero unirlas en el buen hueco de la memoria
no basta ya con las canciones pintadas de ojos
ni los corazones con alas atravesando la ciudad muerta.

Debajo de mi almohada sigue tu olor
y yo, yo no tengo más hambre de sueños
he despertado a la edad sepultada donde duermes
para siempre junto a esta boca abierta vacía de gritos.

El ávido fantasma nacido ésta tarde de mis muslos
listo para roer mis huesos sin más vuelo ni canto,
se traga con la partida del sol aquellas miradas
largamente despojadas de la imagen de lo nuestro.

Comienza lo eterno, lo nuevo, me visto y me peino
abrazo la niebla y la despido con un beso,
la nueva sombra invade ya mis polvos.

La noche soy yo, pero con muchos otros nombres...

Alles Liebe
^^(°°)^^

10 comentarios:

Sonia Antonella dijo...

Como siempre,es un deleite leerte...

Me fascian las oscuridad de tus poemas.


besitos
soni

Zoe dijo...

"abrazo la niebla y la despido con un beso,
la nueva sombra invade ya mis polvos."

"La noche soy yo, pero con muchos otros nombres..."

De nuevo aleteando en tus blogs, esa parte final del poema es maravillosa...Aún en la sombra la luz persiste y sea cual sea tu nombre "Noche", también llevará esa luz...

Abrazos por los nuevos nombres por venir...

Gittana dijo...

Dioses!!!!! me facino!!!

Aromas, reclamos, recuerdos, pasión... que se llene tu cuerpo de descontrolable amor...

Me encató!!!!

SoL LuNaR dijo...

luz..

malena dijo...

Qué buen poema!!!
un beso.

Dante dijo...

Nuevamente la nostalgia y el dolor endulzan tus versos.

"La noche soy yo, pero con muchos otros nombres..."

Espectacular cierre para el último verso de tu poema. Como siempre, puedo sumergirme en tus letras y sentirlas en toda su oscuridad además de su inmensidad. Siempre es un placer leerte. Dejo beso.

fonsilleda dijo...

Agradecida por el placer que proporcionan la lectura de tus versos, plagados de dolor y de ausencias.
Bicos.

Simetha dijo...

Cada una de sus palabras son en sí mismas y todas sus transformaciones, hasta el origen, cada uno de mis espacios vacios... gracias mil a todos por ellas, por sus ojos, por su tiempo...
DEjo carinios.

Alles Liebe
^^(°°)^^

Balteu dijo...

Me ha gustado mucho tu poema Simetha, es un claro-oscuro, con sabor dulce-agrio-amargo, amalgama de grises con flores rojas que emergen abriéndose y cerrándose, ahora nuevas, ahora mustias, desvaneciéndose, o quizás mis ojos no ven lo que tienen que ver y me estoy volviendo loco.
Tal vez la crisálida se estira perezosa todavía y duda en abandonar el capullo.

Dejo un racimo de bicos.

malena dijo...

de vuelta por aquí...
pásate por mi blog que dejé algo para ti.
un beso.